Acuicultura en México

La acuicultura o acuacultura es el conjunto de actividades, técnicas y conocimientos de crianza de especies acuáticas vegetales y animales.

Estas especies  se desarrollan en diversos cultivos ya sea de agua salada o dulce, bajo condiciones totalmente controladas y al cuidado de ingenieros pesqueros zootecnistas, ingenieros acuícolas y biólogos marinos.

Se ha logrado que  la acuicultura  en América Latina mantenga el crecimiento más elevado a escala global, superando constantemente el 9% anual promedio en las últimas dos décadas. Colocándola como el sector primario productor de alimentos con mayor desarrollo.

En México, ha alcanzado niveles de desarrollo que van desde la escala experimental (como sucede con el pescado blanco, mojarra nativa, abulón, callo de hacha, mejillón, langosta y caracol), hasta la producción comercial de otras especies (bagre, carpa, tilapia, trucha, ostión, camarón y langostino). Los programas actuales resuelven la integración de la piscicultura como actividad paralela y simultánea a labores agrícolas, con lo que se mejora la alimentación de alto valor proteínico para los humanos. 

La producción acuícola se lleva a través de sistemas de cultivo que al igual que en las demás producciones, están determinados por la densidad de organismos por metro cuadrado o cúbico, tipo de alimentación (natural o artificial), flujo de agua, tecnología empleada, capital a invertir, especie acuática a producir, etc. Según el grado de tecnificación que se utiliza para la producción de organismos acuáticos (moluscos, crustáceos y peces) los podemos dividir en sistemas extensivos, semiintensivo, intensivos e incluso en producción de camarón tilapia y trucha existe el sistema hiperintensivo.

La Conapesca contribuye con acciones específicas para seguir capacitando a los productores y técnicos que llevan a cabo esta actividad, como por ejemplo la realización del Curso Online sobre Producción Integral de Tilapia, Congresos Internacionales de Acuacultura, así como el otorgar apoyos como Acuacultura Rural.

Esta actividad contribuye al crecimiento y estabilidad del sistema alimentaria, ayuda a la conservación de especies acuáticas y promueve la disminución de impactos ambientales. Además, es una práctica que produce alimentos de alto valor nutritivo para el consumo humano.

La Acuacultura ofrece hoy a los productores mexicanos amplias oportunidades de desarrollo y de inversión con diferentes países y asociaciones, al amparo de 12 Tratados de Libre Comercio con 46 naciones; 32 acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones con 33 países y nueve acuerdos de alcance limitado en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

Entre las acciones que se han desarrollado para incentivar la producción de alimento de alta calidad nutricional y precio accesible, se incluye el mejoramiento de líneas genéticas de especies susceptibles a acuacultura; apoyo y desarrollo de investigación aplicada y ordenamiento acuícola destinado a seguir impulsando el potencial acuícola nacional mediante la caracterización de áreas o zonas en donde se pueda realizar acuacultura.

Actualmente, las principales especies de acuacultura en México son el camarón (261 mil 958 toneladas), mojarra tilapia (101 mil 749 toneladas) y los principales estados productores son Sinaloa y Nayarit.

La producción acuícola en México se lleva a cabo en 23 de los 32 estados, siendo los principales productores: Morelos, Nayarit, Jalisco, Veracruz y Yucatán; donde Morelos se erige como el más importante al producir alrededor de 30 millones de peces anualmente repartidos en 62 especies diferentes de los cuales el  70% de la producción total es destinada a la exportación.

Fuente: Agricultura

Fabian García

Apasionado del mundo de la acuicultura.

Deja una respuesta